mis brotes de poesía, mis ilustraciones, mis dibujos

lo químico no es opción

 

Las rayas del tigre son rayadas.

De ahí saca su coherencia.

Cuando el tigre tiene rayas triangulares

todo el mundo lo mira

dice qué bonito

o qué espantoso

De cualquier manera, en ambos casos se van.

 

La gente paga un precio por ser normal.

Va sin comillas porque así lo usa la gente.

La gente paga un precio por ser anormal.

Otros nacimos sin poder pagar ningún precio.

 

Y cuando la gente se va, o yo me voy

sinceramente quisiera poder pagar algún precio

 

pero la opción no está

y me quedo con mis rayas triangulares

que ahora son redondeadas

enruladas

enroscadas

intrigadas.

 

 

mis brotes de poesía

maternidad

 

Y si te dejo de escribir

es porque se me perdió el punzón

porque yo pincho cuando escribo

 

A través de los agujeros-ojos

me ves en este funeral de muñecas

Murió en mí el juego de darles vida

y eso tiene que tener un homenaje

 

A través de sus agujeros-ojos, la muñeca

me ve pinchando esta hoja

hasta que ya no siembro más veneno, y entonces

 

“Vos sabés que yo hubiera querido tener un hijo” le escribo

-no importa, ellas ya sabían-

“Pero no puedo cuidar ni siquiera de un punzón”

 

Y al final, ¡todo el texto es una serpiente!

Se eleva y me mira desde sus agujeros-ojos,

y luego, mordiendo escritura en veneno, punza:

“Crearás con dolor”.

 

 

 

mis brotes de poesía

y el poema

 

 

Y el amor es esto

 

Y la vida es esta

 

Y el título es esto

 

Y vomitar es esto

 

Y escribir es esto

 

Y un alquiler es esto

 

Y un hurón es esto

 

Y bailar es esto

 

Y un calambre es esto

 

Y ser pobre es esto

 

Y soñar es esto

 

Y joderse es esto

 

Y ser feliz es esto

 

Y estar vivo es esto

 

Y estar muerto es otra cosa

 

 

Y el amor es esto

“Confianza, libertad y respeto”

 

Y el amor es esto

Dos que se abrazan dulcemente en la noche,

para no tener frío.

 

 

 

mis brotes de poesía

vocabulario

 

 

Un pimiento chilló, no quiero escucharte.

La mesa, la mesa que siempre soportó todo: No, no quiero trabajar de esta manera tan precarizada.

Yo sé que no me vas a creer pero el tenedor se irguió y gritó, no, no voy a hacerlo

No tengo ganas

 

El radiograbador escupió el cassette, no voy a pasar esa música.

 

La bombilla se retorció hasta cerrarse sobre sí misma, ¡no! ¡dejame en paz!

 

La cama vomitó al durmiente. ¡Fuera! No es no.

 

El durmiente insistió, obviamente, con mayor violencia

Habló, habló, habló, horribles cosas

Esclavizó

Obligó

Metió el cassette

Succionó la bombilla

Se metió en la cama como debajo de su piel

 

Y ella le dio una cachetada

El durmiente despertó

Lloró

La bombilla se le clavó en el ojo

 

Fue muy malo para mí, dijo la bombilla

No quise ensuciarme con sus perversiones

Perversas visiones

 

En el cassette está la evidencia

La videncia

De la música

Que Nadie más permitirá que se le obligue a tragar

 

 

 

mis brotes de poesía

Al ritmo de los caracoles

 

 

En el lago

Una mancha oscura trepa

En el lago

Una mancha trepana

 

Es una laguna

 

Y dentro una mancha oscura, materia gris nada

 

Un día decidieron pescar en el lago.

 

Daño nervioso, daño

Es lo que hacen los anzuelos, doctor

Es una profesión insalubre

 

Sin embargo,

¿a dónde van los caracoles?

 

Y en el lago, la mancha

El Lago de la Mancha

 

Dígame por qué no se dedica a otra cosa

 

Se puede ir muy adentro en la laguna

 

 

Se puede ir muy adentro en la mancha, y en la materia, para irse, para salvarse lejos

 

Se puede ir muy dentro con el anzuelo

 

 

Es consciente del daño – Daño nervioso.

 

Firme aquí el seguro de consentimiento

 

 

No,

No

 

Me voy al ritmo de los caracoles

 

 

 

mis brotes de poesía

inmune

 

 

Cuando no se puede nombrar

No se puede decir

 

No se puede hablar de determinados temas, algunxs nos sentimos incómodxs.

Siempre creí que había escuchado todo lo que había que escuchar.

Cuando unx se va haciendo adultx se da cuenta de que unx estalló por dentro con sorpresa. Los cuarenta años se acercan sin que unx se dé verdaderamente cuenta de por qué costó tanto llegar a ellos.

Es en ese momento en que de repente llega la información.

Tal vez cuando unx ya parece inmune a las palabras.

Tal vez cuando unx ya parece inmune.

 

Y es en ese momento en el que unx empieza por comprender por qué costó tanto llegar a los 40.

Porque dentro y fuera había un ruido inexpresable, un ruido de muchas voces reprimidas, un ruido de muchos silencios inaguantables. Un ruido que tal vez no le pertenecía a unx. Pero que llegó. Que llegó y que fue inaguantable. Y que cuando por fin llegan, a los 40, las palabras –cuando unx ya parece inmune- se disipa, se disuelve, se congela en palabra y se destruye donde debió haber sido destruido: en el pasado.

 

Sin embargo, cuando toda la vida la ley vigente fue la del NO, y unx empieza a ver cómo todo es más comprensible cuando se pone en palabras -incluso lo incomprensible, incluso lo impensable, incluso lo indecible- unx se libera por dentro, pero se encuentra con mucha resistencia fuera.

 

A veces unx quiere volver al silencio, más fácil, más cómodo para algunxs.

 

Pero cuando se saltó el abismo, ya no hay forma.

 

Y entonces unx comienza a hablar, ya no hay forma. A los 40 años. A los 90 años. A los 150, cuando un escrito secreto sale a la luz de otros ojos por primera vez.

 

Por qué importa más ahora, por qué importó más antes. Si a los 150, si esto no es dicho, ¿no sentirán el ruido mis “descendientes” también? ¿Sufrirán sin encontrar la razón hasta los 40 años, cuando comiencen a parecer inmunes y empiecen a escuchar las primeras, las verdaderas, palabras?

 

¿No es mejor una melodía triste, pero melodía al fin, que un ruido ciego y constante?

 

 

 

gente amiga, noticias

el pájaro semilla en la pajarera

 

 

 

El viernes 28 de Abril participé junto a muchxs otrxs artistas de la Varieté Visual que organizó La Pajarera. Expuse dibujos y poemas visuales, leí poemas, se proyectaron algunos de mis trabajos visuales también.

Fue una noche maravillosa, en la cual recibí muchas devoluciones y cariño.

Una pequeña gran admiradora de mis gatitos azules, me sacó una foto, y se llevó los gatitos a cambio de este hermoso ejemplar elaborado por ella misma en el mismísimo momento:

 

 

A todxs, gracias miles 🙂

 

Artículo, referencia y video:

http://www.laizquierdadiario.com/Sin-patron-mujeres-en-lucha-en-la-Variete-de-La-Pajarera

 

Fotos